Menu

lunes, 12 de mayo de 2014

CAPÍTULO XXV - CAPRICHOS



TRAISA



El capitán general de la Hermandad del Rayo Sejo, convocó a todo el personal a excepción de los guardias en la sala de actos. Traisa había asistido a reuniones similares anteriormente pero no de tanta urgencia. Las reuniones solían convocarse con días de antelación a unas horas prudenciales.
Sejo un hombre alto, con calvicie prominente y barba, esperaba sentado ocupando su asiento en lo alto del escenario, rodeado por todos los altos cargos de la base.
El general del ejercito Andrian Bastao bastante conocido por su afición a la bebida y las prostitutas, hacia honores a su reputación bebiendo un vaso de Whisky. Natan Mano teniente general y el mas veterano de todos miraba fijamente la puerta de entrada, por donde a cuenta gotas, accedían todos los soldados de la división en el Odín, tomando asiento con el  murmullo constante de la sala como sonido ambiente. El general de división Megias y el general de brigada Perales, aun no habían hecho acto de presencia, solían matar el tiempo jugando al ajedrez en un viejo ordenador que Perales guardaba como un tesoro en su habitación privada.
Traisa sentada en primera fila, miraba el escenario donde se encontraban los tres mandamases sentados detrás de una mesa alargada de madera. Desde pequeña siempre quiso llegar a ser uno de ellos, aunque con el paso del tiempo y la política machista de la Hermandad a la hora de elegir a sus generales habían mermado las sus esperanzas de conseguir tal fin, nunca antes una mujer había alcanzado un cargo de semejante responsabilidad.
Conforme se llenaba la sala el murmullo se iba convirtiendo en griterío, Perales y Megias aumentaron más el volumen de la sala al entrar dando voces sobre el resultado de su partida.
-¡Que suerte has tenido! ¡Me has obligado a sacrificar la reina!- protestaba Perales ante la risa burlona de Megias. Tomaron sus respectivos asientos en el escenario y acto seguido la reunión comenzó.
-¡Silencio todo el mundo!- grito Sejo dando un fuerte golpe sobre la mesa. La sala entera enmudeció-Como todos sabréis la guerra con el Ejercito del Pueblo Libre no ha hecho mas que empezar. Hemos recibido una comunicación encriptada por radio del grupo As. El mensaje contenía información acerca del emplazamiento de una base militar abandonada al norte escondida entre las montañas. La base contiene toda clase de tecnología militar- el griterío de se apoderó de nuevo en toda la sala-¡Silencio cojones!
-Bien un nuevo lugar lleno de armamento pre-guerra-interrumpió Natan Mano-No creo que nos hayas convocado de urgencia para decirnos que han encontrado tecnología-su expresión en todo momento era la de una persona seria.
-A parte del armamento la base tenia guardado un pájaro en perfecto estado- Traisa había oído hablar de los pájaros, eran vehículos fabricados antes de la gran guerra utilizados para transportar soldados vía aérea a las zonas conflictivas, con potencia de fuego para ataques desde el aire. Traisa había tenido la suerte ver alguno con sus propios ojos, aunque ninguno de ellos llegó a funcionar. La noticia de Sejo animó la mermada moral de toda la sala, fruto de años y años de batallas perdidas contra sus enemigos. Este hallazgo habría nuevos horizontes en su constante lucha.
-¿Un pájaro que funciona?- Perales parecía no creer la noticia.
-Según la transcripción del mensaje se dirigen hacia nuestra posición. Gracias al simulador de vuelo, el comandante Campos tiene nociones de pilotaje. Él es el encargado de hacer llegar la maquina intacta a nuestra base- Sejo parecía nervioso, tenia la cabeza mojada del constante sudor y se le notaba un pequeño balbuceo al hablar-Debemos asegurar la zona, no sabemos si los agentes del ejercito del Pueblo Libre han interceptado el comunicado.
-¿Que sugieres?- preguntó Andrian Bastao levantando levemente una ceja.
-El plan es el siguiente. Grupo Trébol, grupo Espárrago y grupo Girasol saldréis al exterior- los soldados de la Hermandad del Rayo se agrupaban en diferentes grupos de acción todos con nombres escogidos al azar, Traisa al no ser soldado, no pertenecía a ninguno pero conocía a soldados de casi todos los grupos. Al mando del grupo Trébol estaba el sargento Querol, del Grupo Espárrago el sargento Burroni y del Girasol el sargento Ríos mas conocido como la cosa amarilla por su particular bello rubio.
-¡A la orden general!- dijeron todos los componentes de los grupos nombrados al unísono.
-Para no levantar sospechas vestiros de incógnito, posiblemente haya espías de nuestros enemigos ocultos entre la población del Odín y Penélope- era lógico, los soldados de la Hermandad solían salir a cuentagotas del cuartel y un despliegue tan multitudinario podría hacer saltar todas las alarmas entre los espías del ejercito del Pueblo Libre- Grupo Ron, grupo Vodka y grupo Whisky infiltraos de incógnito entre la población de Penélope, manteneros informados en todo momento si veis algo sospechoso. Grupo Delta y grupo Bravo patrullar por las calles de Penélope con vuestro mejor arsenal asegurando que vuestros compañeros de incógnito estén a salvo. El resto aseguraos que dentro del Odín nadie se acerque a menos de 50 metros de la base bajo ningún concepto. ¡Ahora todo el mundo a sus puestos!- todos los soldados presentes fueron abandonando la sala-¿Traisa?-el general Sejo la llamo justo antes de abandonar la sala-Ven tenemos ordenes especificas para ti.
Traisa nunca había participado en ninguna misión militar, no esperaba tampoco que esta fuera la primera vez. Lentamente subió al escenario donde aun aguardaban sentados todos los generales.
-¿Que se les ofrece?- preguntó, aunque se imaginaba que podría ser. Otra vez esperar en la sala médica junto al doctor Robot a que soldados heridos reclamaran sus servicios médicos.
-Traisa, prevemos que será una operación sencilla. No hemos encontrado rastro alguno de espías peces- peces, así es como llamaban a los integrantes del ejercito del Pueblo Libre-sin embargo necesitamos de tu experiencia médica por si los planes sufren alguna modificación y hay que atender a heridos-<<Genial-el sarcasmo recorría cada rincón de su cabeza>> las palabras del general Sejo confirmaban las sospechas de Traisa-Coge todos los medicamentos que puedas y ve con el grupo Delta. Atiende tanto a soldados como a civiles.
<< ¿Como?>> la Hermandad del Rayo nunca había atendido a civiles, de esa tarea siempre se encargaban los seguidores de la Orden de San Juan de Dios, una institución que luchaba por la salud de toda persona.
Sin mediar palabra Traisa asintió con la cabeza, dio media vuelta y se dirigió rápidamente hacia la sala médica. Poli parecía estar dormida, al encender la luz despertó de un salto.
-¿Que pasa? ¿Ha vuelto ya mi hermano?- preguntó al ver entrar a Traisa por la puerta.
-No cariño, solo vengo a por unos medicamentos. Tú sigue descansando te vendrá bien. Es muy tarde- las palabras de Traisa parecieron tranquilizar a la muchacha pelirroja, esta cerró de nuevo los ojos y continuó durmiendo.
Con un botiquín cargado de estimulantes, vendajes y drogas para el dolor entre otros Traisa salió corriendo de la sala en busca del grupo Delta.
El corazón le latía a toda velocidad, no sabia si era por la emoción de salir al campo de batalla, aunque fuera una misión sencilla, por ir corriendo de un lado a otro o la suma de los dos.
-¡Esperarme!- el grupo Delta se disponía a cruzar las puertas para salir a Penélope. Traisa sentía que le faltaba el aliento de tanto correr, pero el sargento Algaba pareció escucharle y dio la orden de parar al resto del grupo.
-¿Donde vas Traisa?-el sargento parecía extrañado al verla en las afueras de la base.
-Tengo órdenes del general Sejo de acompañaros y proporcionar asistencia médica a todo soldado o civil- respondió. Jadeaba como un perro en celo y le costaba articular las palabras.
-¡Tranquila niña que esto aun no ha empezado!- bromeó Velasco, un hombre bajito y rechoncho. La servoarmadura le quedaba demasiado ajustada y parecía una salchicha embutida en aquel traje.
Cruzaron las puertas de acceso a Penélope, hacia mucho tiempo que no visitaba aquella ciudad de delincuencia y drogadicción. Visto el paisaje no parecía haber cambiado en nada. Gente desnutrida fumando metanfetaminas en pipas improvisadas, otros moribundos con las jeringas de antagoína aun colgando del brazo luchando por no ahogarse con su propio vómito. La antagoína era una droga de diseño mucho más potente que la heroína, esta se diseñó después de la gran guerra por laboratorios clandestinos. A raíz del descubrimiento de la antagoina la heroína dejó de diseñarse, ya que a causa de las fuertes exposiciones a la radiación la heroína ya no hacia el efecto deseado entre los adictos a este tipo de drogas.
-Menudo panorama-lamentó Traisa al ver aquellas personas luchando por no morir- ¿De verdad vale la pena?
-Vivimos constantemente al borde del abismo-respondió el sargento-Esta gente hace lo mismo que tu y yo, escapar de la dura realidad en que vivimos.
-Discrepo sargento. Pero respeto su opinión- Traisa comparaba los drogadictos con los necrófagos, personas sin conciencia alguna buscando un nuevo chute para calmar su adicción un día mas, unos de carne otros de antagoina.
Una luz en el cielo similar a la que reflejaría una estrella se acercaba hacia Penélope a poca velocidad, debía ser el esperado pájaro. Las noches claras aun se podían divisar algunos satélites que no habían sucumbido al paso del tiempo recorriendo la orbita terrestre, pero esta luz era mucho mas grande y la manera en que se movía no era la de un satélite.
-Ya llega- dijo el sargento en voz baja - ¿No te parece lo mas bonito que hayas visto jamás?
-¡Peceeeeesss!- el grito era de algún compañero perteneciente a otro de los grupos de apoyo, parecía estar cerca de su posición. Sin tiempo a reaccionar multitud de explosiones invadieron las calles de Penélope.
Los compañeros del grupo Delta incluido el sargento Algaba habían desaparecido. Traisa estaba desorientada, mirara hacia donde mirara solo veía gente corriendo hacia sus hogares, negocios o estructuras cercanas que sirvieran de cobijo. Otros no habían tenido tanta suerte y yacían muertos en el suelo, algunos de ellos compañeros de la Hermandad del Rayo.
<<¿Que ha pasado aquí?>> uno de sus compañeros muertos tenia el cañón Gauss con el que iba equipado cerca, tirado en el suelo, Traisa se apresuró a cogerlo para poderse defender en caso de amenaza. Registró de arriba a abajo el cadáver en busca de munición para el arma. Finalizado el registro levantó la cabeza y vio a uno de los integrantes de los peces. Estaba de espaldas apuntando, preparado para disparar al sargento Algaba sin que este se diera cuenta de su amenaza. Traisa no dudó ni un minuto y apuntó con dificultad a su enemigo, rápidamente apretó el gatillo del cañón. El retroceso del arma la hizo caer de espaldas a varios metros de su posición, era inexperta utilizando armas, el disparo impactó en el pescuezo de aquel desgraciado acabando de inmediato con su vida, era la primera vez que le quitaba la vida a una persona. El sargento Algaba ni se percató de lo sucedido y salió corriendo en busca de más peces.
Los disparos, las explosiones no cesaban. Los gritos de pánico de la gente se escuchaban por las calles de Penélope.
Una mujer desangrándose a causa de su pierna mutilada lloraba sin consuelo acunando a su bebé entre sus brazos, resguardada entre los escombros de un edifico abandonado.
<<A esto se refería Sejo, el lo sabia desde el principio>>
Traisa corrió hacia la mujer, tenia que ayudarla o moriría en breve. Dejó cuidadosamente el arma en el suelo mientras observaba la pierna de la mujer. No tenia buena pinta pero quizás con un estimulante y unas vendas cortaría la hemorragia.
-¡Tranquila!- intentó calmar a la mujer desconsolada- Estoy aquí para ayudarte.
<<Tendría que haberme traído al doctor Robot>>
Con un gran trozo de venda hizo un torniquete en torno a la pierna de la mujer, con sumo cuidado pinchó en varias partes de la herida conforme le había enseñado la anterior encargada de la sala clínica. El líquido estimulante parecía hacer efecto, notaba como la herida del miembro mutilado se cerraba, formándose la típica costra al aplicar el estimulante.
-Ya está, te pondrás bien- la mujer había dejado de llorar, pero seguía sin decirle una sola palabra- Te vendare la pierna. Tomate esto te aliviara el dolor- le dio una pastilla de Medcodeína, un derivado de la codeína diez veces mas potente-¡Quédate aquí y no te muevas, no te pasara nada!-después de aplicarle el vendaje la mujer le dio las gracias, los ojos de Traisa estaban empañados en lágrimas al ver tanto sufrimiento.
Corrió en busca de más heridos, pero solo encontró cadáveres. El pájaro estaba cerca, había detenido su vuelo. Desde el suelo Traisa distinguía a Mompo y Chavo disparando hacia los enemigos con las armas que llevaba incorporada el pájaro.
La nave era de color negro, con hélices a los lados en posición horizontal que se inclinaban levemente para modificar la dirección de desplazamiento. Los soldados del ejército del Pueblo Libre disparaban con lanzacohetes hacia el pájaro pero por fortuna la oscuridad de la noche y la lejanía de la nave hacían que los intentos de sus enemigos por derribar la nave cayeran en saco roto.
Poco a poco los peces supervivientes fueron en retirada, huyendo del campo de batalla. El pájaro pilotado por el sargento Campos sobrevolaba el Odín para aterrizar en la base de la Hermandad ante el griterío de victoria de los soldados.
Robots en llamas sin control, centenares de personas muertas por las calles de Penélope y el Odín, otros tantos heridos, Traisa nunca se habría imaginado que aquello terminara en semejante masacre.

Mientras curaba a los heridos lo comprendió todo. Aquello no fue más que un pulso entre Pececito y el general Sejo por el dominio del Odín. Sejo sabia de sobra que el ejército del Pueblo Libre había interceptado el mensaje. Las comunicaciones se realizaban por emisora de radio cualquiera podría haberlas escuchado. Aun así Sejo decidió continuar con la adquisición del pájaro por ello, hizo un despliegue tan multitudinario de sus tropas, sabia que los soldados de Delfín Junior les estarían esperando y decidió contraatacar sin pensar en las consecuencias.
Esta vez la estrategia funcionó y la batalla cayó del bando de la Hermandad, pero el preció fue demasiado alto. Civiles que solo buscaban sobrevivir un día más en sus tristes vidas, habían sucumbido en medio de una batalla capricho del general Sejo. Traisa no estaba dispuesta a que aquella artimaña se quedara en el olvido. Aquello le revivió las ganas de ser general, Sejo acababa de ganarse un peligroso enemigo entre sus filas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario